En Japón, la disciplina es clave para alcanzar las metas y el éxito, por lo que a los niños japoneses se les enseña desde temprana edad a tener responsabilidades y cumplir con ellas sin pretextos.

Además, a los niños japoneses se les inculca la obediencia, la empatía, el deber y la guía de sus padres.

A continuación, te mostramos algunos consejos de la disciplina japonesa para que tus hijos no sean perezosos.

Rutina y hábitos de la disciplina japonesa 

Contempla la realización de tareas en un horario y tiempo establecidos, dichas tareas son seleccionadas y asignadas por sus padres. Por ejemplo, a los niños japoneses se les fomenta el hábito de tender su cama, sacar la basura, ayudar en la limpieza del hogar y un proyecto acorde a su edad, entre otras actividades de manera diaria, a la misma hora y con una duración previamente establecida. Las claves para que las tareas se conviertan en un hábito para los niños japoneses es la constancia y la responsabilidad.

Explicarles por qué las tareas son importantes 

Los padres no solo establecen tareas y deberes a sus hijos, sino que les explican el por qué cumplir con ellas o hacerlas es importante y de gran valor. Por ejemplo, barrer para mantener la casa limpia y en orden, sacar la basura para evitar la acumulación de basura en la casa y la llegada de insectos o animales por la basura orgánica, etc.

Reconocimiento oportuno 

Cuando los niños japoneses cumplen con sus tareas y responsabilidades, los padres les dan un reconocimiento de manera oportuna, esto con el objetivo de fomentar su autoestima y motivarlos a que sigan cumpliendo con sus deberes y sean disciplinados.

Evitar señalamientos negativos 

Los padres de los niños japoneses alientan a sus hijos para ser disciplinados y cumplir con sus tareas en tiempo y forma, pero si determinada tarea no les sale del todo bien, les enseñan la manera de lograrlo sin regañarlos o evidenciando sus «errores«, pues esto podría desmotivarlos y afectar su autoestima. Lejos de lo que se cree, la disciplina japonesa se basa en muchos principios de la crianza  respetuosa.

Se enseña con el ejemplo

Los padres japoneses saben perfectamente que la mejor manera de enseñarles a sus hijos a que sean responsables y no sean perezosos es justamente a través del ejemplo. Los niños japoneses aprenden a ser disciplinados y constantes con el ejemplo y guía de sus padres.

Tiempo de calidad de padres e hijos 

Los padres japoneses saben que es muy importante convivir con sus hijos para lograr un lazo fuerte y fomentar el vínculo de confianza familiar. Padre y madre les enseñan a sus hijos las tareas que ellos realizan y les enseñan cómo hacerlo.

Si te gusta nuestro contenido compártelo